Cuando estamos fuera, somos familia

Emprender en Berlín, el ejemplo de Sports Events. Entrevista a Luis Alcázar

Hola, qué tal.

Buenos días.

Para empezar, me gustaría pedirte que te presentes.

Bueno, pues soy Luis Alcázar, soy la cabeza pensante de Sports Events Berlin. Soy español, nací en Madrid, pero me he criado a caballo entre Murcia, Andalucía y Barcelona, donde he estado los últimos 16 años antes de venir a Berlín. Aquí llevo ya cinco años y medio, desde hace tres liderando el proyecto Sports Events. Tengo dos hijos, uno de siete y otro de tres. Me llevan casi más tiempo que Sports Events, que es casi casi un hijo más.

¿Por qué vinisteis a Berlín?

Vinimos detrás de otro proyecto sanitario, yo tengo formación sanitaria, y cuando me quedé sin trabajo durante la crisis del 2008 me quedé un poco colgado y tuve que buscar alternativas en Murcia, donde no había nada de trabajo, y empecé a cuidar gente. Desde ahí empecé a proyectar una pequeña empresa, y claro, como era un pueblo pequeño, me hice un pez grande. Para crecer quise volver a Barcelona donde la situación laboral estaba a punto de ir un poco mejor, y no calculé que iba a ser un pez chico en una laguna muy grande. Entonces, al desviar mis esfuerzos al volver a mi antigua empresa de servicios que se dedicaba al trabajo con personas con discapacidad, todo el empuje y toda la fuerza que debiera haberle puesto a mi proyecto sanitario, lo tuve que desviar para cuidar a mi familia y sobrevivir, y claro, ese proyecto nunca salió adelante. Probé a venir a Berlín, pregunté en redes cómo se trataba aquí a los emprendedores, y contacté con una persona que me ayudó a venir a Berlín, pero no terminó de cuajar el proyecto común que teníamos.

¿También era del sector sanitario, de atención a personas con discapacidad?

Realmente ella se dedicaba, decía, a traer gente, a hacer trámites y a ayudarles a integrarse, pero la triste realidad fue que, presuntamente, se dedicaba a engañar gente y a hacer que se les acabara el dinero y tuvieran que irse. Ella cobraba y… vamos, al que presuntamente ayudaba se tenía que ir. Al menos esa fue mi experiencia con ella.

Pero os quedasteis.

Sí, pero no fue como yo había pensado, la historia. Entonces, desde ahí tuvimos que reinventarnos, otra vez, prácticamente: encontrar un nuevo camino. Hubo una serie de vaivenes -lógicamente, cuando te sales de tu zona y te metes en una historia tan complicada como emigrar sin conocer exactamente cómo tienes que hacerlo, tienes tus problemas, muchos-. Hubo que reinventarse, hubo que probar muchas cosas, pero bueno, al final tuve un trabajo en el que la cosa no salió bien, me lesioné, estuve durante mucho tiempo de baja, y en ese periodo de recuperación se me ocurrió la idea, intentando innovar, de llevar alemanes a España en actividades deportivo-culturales. No tenía inversión, no tenía experiencia, no conocía Alemania todavía y todas sus diferencias culturales, llevaba aquí año y poco, y cuando vi que no era posible hacer ese proyecto en ese momento, empecé a organizar eventos para hispanos aquí en Berlín, a lo que realmente me he dedicado en los últimos tres años.

Tu experiencia como emigrante, ¿crees que es la típica experiencia, o hay algún rasgo específico? Supongo que has tenido las dificultades más frecuentes: el idioma, la administración púbica alemana, las diferencias culturales, la búsqueda de piso, estas cosas que afectan a todos los emigrantes, y que os habrán afectado a vosotros también, además con niños, tener que buscarles escuela.

El camino común se puede resumir así. Es más o menos el camino general, tiene muchos puntos en común, sobre todo a la hora de asumir el coche cultural e integrarse en el nuevo sistema. Buscar piso, buscar Kita, que es una pesadilla en Berlín, empezar a integrarse como ciudadano, asumir las diferencias de comida, cultura, el idioma, todo esto, tratar de interiorizarlas. El camino del expatriado, con sus diferencias, es más o menos siempre el mismo. Intentar sustituir tu vida anterior por un futuro nuevo en el sitio donde estás.

¿Recurristeis a las ofertas y a los servicios del estado alemán para facilitar la integración en Alemania, como el curso de alemán de integración o las ayudas económicas?

Al final tuvimos que pedir ayuda porque no había forma humana de comenzar desde cero con nuestro propio esfuerzo. Sobre todo por el niño. Supongo que sí, que hay que utilizar todos los recursos disponibles para salir adelante. También utilizamos la red de acogida de los servicios sociales españoles, como puede ser el de Ayúdame Berlín de Carlos Soriano Schwarz, que ofrece ayuda ante instituciones alemanas y ayuda en temas de emprendimiento.

Entonces, el rasgo diferenciado en tu caso es que no solo llegas como emigrante, también llegas como emprendedor. ¿Qué característica específica te da esta experiencia de emprendedor en Berlín sin saber alemán?

Como emprendedor, lo que he aprendido es que consiste de una forma o de otra salir adelante. Entrenas el cerebro para buscar recursos donde no los hay. En mi proyecto anterior, cuando estaba en Murcia, generaba bastante economía para mantener el proyecto, pero cuando llegas a Barcelona, una ciudad tan grande, con tanta competencia, sin ser realmente de ahí, y no tener una red establecida de contacto, empiezas a darle vueltas al cerebro y a entrenarlo para que busque todas las posibilidades para aprender a indagar cada pequeña señal para sacar un recurso. Todo eso entrena, claro, estuve ocho años, todos los días, dedicado a ver cómo conseguía sacar el proyecto adelante. La persistencia y el buscar cada pequeño camino, llamar a todas las puertas, y no rendirme nunca.

Esto es común en Barcelona y en Berlín.

Es común a cualquier emprendedor.

En Berlín en concreto, ¿no hay algo específico que te ayude como emprendedor hispanohablante en la cultura alemana? Por ejemplo, en principio montar una empresa en Alemania es relativamente más rápido, más fácil y más barato que en España. Hay una cultura de la empresa mucho más dinámica, un rasgo cultural empresarial diferente, ¿no?

Sí es más fácil montar una empresa. Hay muchas más opciones y un ambiente más amable con el emprendedor. Pero si llegas como yo, sin un céntimo, realmente tantas ayudas no hay, pero sí hay facilidades. Es decir, es relativamente fácil irse como emprendedor al Finanzamt y darse de alta de autónomo. La facilidad de no tener que pagar impuestos si no pasas un barrera de ingresos, y no tener que pagar una cuota, es uno de los motivos por los que tantos emprendedores han intentado entrar en Berlín. Si estuviera en España tendría que pagar mínimo 200€ al mes solamente por ser autónomo sin contar ingresos ni servicios ni nada. Pagos que merman muchísimo la capacidad de crecimiento a la hora de montar un proyecto.

Pues vamos a hablar de tu proyecto de emprendedor. Básicamente, ¿qué es?

Lo que yo quería era una red de hispanohablantes que se apoyaran mediante el deporte, la naturaleza, el contacto directo, y a través de ese contacto, arroparnos aquí en Alemania. Una cosa que digo yo siempre es que cuando estamos fuera, somos familia. Y durante este tiempo la pandemia ha demostrado que realmente tenemos que ser familia, porque mucha gente ha quedado totalmente sola, aislada, sin poder salir, sin poder hablar con nadie, y esto es lo peor para la salud.

La salud mental sobre todo.

Sobre todo. Yo decidí no parar durante la pandemia por un tema de salud. El virus afecta tanto al sistema cardiorrespiratorio: te quedas en casa, no sales, no te da la luz del sol, deprimes el sistema inmune, te estás exponiendo enormemente a una infección que en su día podía ser muy peligrosa, o eso pensábamos. Entonces, nacemos antes de la pandemia, el proyecto era unir a los hispanohablantes bajo la bandera de deporte y naturaleza a través de eventos deportivos…

Y el deporte estrella es el voleibol.

Actualmente sí, entre trekking y el voleibol. El voleibol es un poco estacional, es de verano concretamente, porque existe un sistema de concesión de pabellones para poder entrenar es muy ineficiente: hay que hacer una asociación establecida, registrada, para poder pedirle a los Sportamt el acceso a un pabellón, pero hay tantísimas asociaciones y tan pocos pabellones que no hay para todos. Es una de las posibilidades que tengo, registrar un equipo de voleibol como asociación, pero es que aunque lo haga entro en una lista de espera kilométrica para poder meterme en un pabellón y ofrecer voleibol todo el año. Entonces, bueno pues de momento es estacional hasta que resolvamos este problema y despejemos la incógnita de qué voy a hacer. Las actividades que funcionan todo el año es sobre todo el trekking, el nordic walking, el Camino de Santiago, la bicicleta cuando es posible. El kayak y el padel surf, también son estacionales, porque son deportes de agua. Yo lo haría todo el año, pero los hispanohablantes somos un poco remilgados con el frío por así decir. Y tenemos nuevos proyectos que vamos a implementar en breve, como el Camino de Santiago, que vamos dos veces este verano, en mayo-junio y en septiembre. Ya hemos establecido como objetivo ir una vez al año a Islandia a ver la aurora boreal, y acabamos de llegar a un acuerdo con una asociación en Baviera que se llama Conservation without borders e.V. que tiene como objetivo reforestar y cuidar el medio ambiente.

Esa es la otra pata del proyecto que tiene que ver con la Naturaleza.

Exacto. Venimos de la Naturaleza, es la Naturaleza la que nos sostiene. El cambio climático nos va a destrozar y yo, como tengo dos hijos, no puedo estar con los brazos cruzados. Uno de los objetivos que me planteé era plantar árboles y con cada socio que hago planto cien árboles.

¿Dónde los plantas?

Trabajo actualmente con plant-for-the-planet.org, que aglutina proyectos por todo el mundo. Busco proyectos que por poco dinero plantas muchos árboles y actualmente los estoy plantando en Madagascar, Kenia, Sudáfrica, Tanzania, toda esa parte; en Guatemala, Nepal y en Nicaragua.

Todo fuera de Europa.

Casi todo. En el Sur de España hemos plantado veinte árboles, en el parque de Doñana hemos plantado como diez o doce, y aquí en Alemania, con mis propias manos, he plantado siete árboles, germinados por mí mismo. Quiero retomar esta historia de plantar árboles directamente durante las rutas y este otoño seguramente vuelvo a germinar bellotas.

¿Lo haces individualmente?

Lo he hecho bajo la bandera de Sports Events pero realmente lo hago por mí mismo. Vamos a hacer un taller para aprender a germinar y en las rutas ir a plantar, no se puede plantar en cualquier lado y de la forma que te dé la gana. Tienes que ser respetuoso con el medio ambiente y plantar una especie que no va a machacar la zona.

¿Cómo te planteas la búsqueda de personas que se involucren en tus proyectos, que participen en los eventos? Porque en principio Sports Events es una empresa de eventos deportivos, no es una asociación.

Correcto. Actualmente es una pequeña empresa.

Los socios pagan una cuota para tener acceso a precio reducido.

Las personas que participan pueden hacerlo de dos formas. O pagan el evento individual, como hiciste tú, que, generalmente, si no salimos de Berlín incluye el transporte, en la zona ABC, o si salimos a Brandenburgo hacemos un transporte grupal, pagamos la actividad y por otro lado, de forma solidaria, el transporte. Entonces, se puede pagar o la actividad individual, o bien puedes hacerte socio por 60€ el trimestre sin permanencia ni obligación de renovación automática, aunque existe la opción de renovar automáticamente.

Al final uno termina como un ironman con tantos deportes.

Casi. Yo muscularmente lo paso un poco mal a veces. Cada día que me ducho después de las actividades necesito un minuto de agua fría en las piernas, si no, no recuperas.

Porque tú solo lo haces todo. No tienes ningún socio.

No. Ahora mismo entreno al voleibol hago trekking, nordic walking, bici, el entrenamiento para el camino de santiago… Son kilómetros y kilómetros que se van acumulando. De hecho, en lo que va de año he hecho exactamente (Luis saca su móvil y consulta el tacómetro) 985 km. de actividades, sin contar el voleibol.

¿No te merece la pena buscar a alguien para compartir y además tener más posibilidades para llegar a más gente?

Sí me gustaría, pero actualmente la economía no da para eso. El problema es que la pandemia nos ha pegado muy, muy fuerte, nos ha hecho temblar y casi casi nos vamos, y ahora con la invasión de Ucrania por parte de Rusia estamos también a la expectativa de qué va a pasar con la economía, cómo va a reaccionar la gente y cómo va a afectar a la capacidad de mantener el proyecto. Entonces estamos en un pequeño stand by.

Las personas que participan en los eventos, ¿qué son para ti?

Como les doy un servicio, son clientes, algunos un poco más. Cuando me dirijo a ellos lo hago como deportistas, que realmente es lo que somos: somos un grupo de hispanohablantes deportistas.

¿Cómo llegas a ellos, o cómo los atraes?

Hasta ahora Facebook (a partir de ahora, FB) ha sido la bandera principal del proyecto. Tengo una página web que, de momento, no tira mucho. Me cuesta mantener una actualización, una posición efectiva en el mercado, por así decir. Está en español, en inglés y en alemán. En realidad es un proyecto muy pequeño para lo que es Berlín. La página web está como forma de contacto y presencia en Internet, pero la red social que hasta ahora ha funcionado y hasta ahora ha sido la insignia del proyecto ha sido FB: los grupos en que se comparte la información y la publicación de eventos. También es verdad que el rango de edad de Sports Events es precisamente el rango de edad que predomina en FB. Va entre 30 y 50 ó 55 años. También tenemos presencia en Instagram, en Tik Tok, en Meetup, y ahora para darle una facilidad al deportista para integrarse en las actividades hemos adoptado el sistema de pago de eventbrite que además me sirve para gestionar los pagos, la liquidación semestral, y llevar un resumen de ventas.

Que también funciona como red social.

Sí, correcto, como FB. Tiene las mismas posibilidades de FB, que es lo que vamos a echar de menos por la tendencia a la baja que tiene como uso.

Parece que FB tiene menos movimiento, mucha gente está dejando de utilizar FB, o simplemente ni siquiera llegó a usarlo una vez, pero en este momento es el único o el principal lugar en Internet para visibilizar un proyecto. ¿No te has planteado buscar una visibilización física fuera de Internet?

Junto con Carlos Schwarz, de Ayúdame Berlín, he estado mirando un espacio para poder ofrecer, en invierno sobre todo, actividades a cubierto. Tenemos previsto quizá retomar la actividad de Hiit, que es una actividad muy dinámica e intensa, de poco tiempo, y utilizarlo también como cuartel general porque el proyecto quiero dirigirlo o abrirlo a empresas bajo la bandera sobre la que nació el proyecto que se denominaba Sports Und Rotwein. Entonces la actividad hacia afuera va con este nombre, pero sí hemos planteado y estamos buscando la posibilidad de meternos en un local que la gente pueda vernos allí, con fotos, actividades, proyectos, e incluso trabajar con otras empresas. Sí es una idea, pero hasta que la economía se vea hacia dónde tira, es muy arriesgado. Yo la pandemia la he sobrevivido precisamente por no tener esa atadura, esa cuota que he de pagar: un alquiler, una electricidad, el derecho de apertura o cualquier historia. No tenía atadura a la hora de decir, buen, pues, este evento no me sale, no voy, no tengo nada que pagar ahí, tampoco pierdo nada.

¿Cómo ves el mundo hispanohablante? ¿Existe realmente? ¿O es una ficción mantenida por el idioma? Tú sobre todo tienes españoles, ¿no?

Tengo de todo. Tengo hispanohablantes de casi todos los países: de México, de Argentina, de Uruguay, de Bolivia, de Perú, por supuesto también hay algunos alemanes, evidentemente españoles, tengo franceses, holandeses, portugueses… El mundo hispanohablante existe, además hay una red de servicios y estamos todos conectados. Hay librerías hispanohablantes, hay gente que ofrece talleres, quién cocina paellas, como Jere, que nos ayuda con el trekking-paella, quién ofrece deportes, hay gente para todo realmente. Es cuestión de buscar un poco. Entonces, sí que hay un mundo hispanohablante en Berlín, sobre todo hay muchos DJs, gente de fiesta y de noche y demás, las revistas digitales como Desbandada, el Instituto Cervantes, hay mucha gente que se dedica a la cultura.

Lo pregunto más por el lado del emprendimiento. ¿Hay una economía en el mundo hispanohablante que permite proyectos empresariales como el tuyo?

Realmente si no tiras por el lado de lo que es la infraestructura de Alemania, la embajada no ayuda realmente. Somos unos cuantos emprendedores que tenemos nuestros proyectos y a veces nos mezclamos, cruzamos y colaboramos, pero realmente tampoco es una economía que explote con demasiada fuerza, al menos lo que yo conozco y hasta ahora. Yo sí he colaborado con varios emprendedores, hemos hecho cosas juntos, pero es complicado. Lo que son las instituciones españolas, yo no he encontrado un apoyo constante y fuerte para que las empresas españolas pequeñas podamos tirar hacia delante.

Porque empresas españolas grandes hay algunas, aparte de bancos, hoteles…

Están Talgo, Iberia… Hay varias empresas españolas grandes aquí en Berlín.

Pero son como dos mundos, ¿no? El mundo de los emigrantes con nuestra pequeña economía, y luego están las grandes empresas que están para captar al cliente alemán, al cliente de empresa además. ¿No?

Exactamente. Los grandes aquí juegan en otra liga. Están en la Champions y nosotros estamos en regional.

La referencia sería lo que pasa en el mundo turco, donde sí hay una economía organizada. Por ejemplo, veo cierta desvinculación entre el mundo de la restauración de hispanos, donde sí van los emigrantes hispanohablantes, y el resto de proyectos empresariales.

Los restaurantes tienen generalmente una ubicación física donde va todo el mundo, alemanes, turistas, hispanos. Sí que lo utilizamos a veces como base, pero sí es un submundo. Tienen poco que ver con proyectos como el mío.

¿Crees que hay alguna posibilidad de unir esas dos direcciones?

Podrían servir como base, como el Cineforum de Ana López, si me permites citarla, que lo hace en el Café Madame, que es la insignia de los sitios españoles, ¿no?

Ese es un buen modelo.

Ofrece una colaboración más directa y una facilidad de entrar en colaboración con ellos. Es muy buen modelo. Ahí hacen de todo.

Además la actitud de la propietaria, que es alemana, es excelente. Acepta casi cualquier propuesta que venga del mundo hispanohablante.

Correcto. La verdad es que es un actitud muy colaborativa que creo que es lo que debiera ser. Lo que decía al principio, cuando estamos fuera, somos familia. Igual que yo he apoyado proyectos que han salido, o han dejado de salir, podríamos meterlo todo bajo un mismo paraguas e intentar salir todos adelante, apoyándonos unos a otros.

Lo que parece que falta es el espacio físico. Ahora que está terminando la pandemia y podemos volver a la presencialidad, falta el espacio físico que congregue a la gente que sabe que si vas a este sitio, va a haber algún evento.

Correcto. La economía muchas veces no da para esto. Pero si tuviéramos más facilidad de acceso, por lo que sea, y una capacidad económica para absorber estos gastos… El espacio físico precisamente en Berlín es un problema, antes era muy fácil acceder a una ayuda para alquilar un local y empezar a arrancar, ahora ya no es tan fácil. Hay tanto movimiento especulativo que meterte ahí es arriesgarte a que el proyecto se venga abajo.

Solo con una ayuda pública que mantenga ese espacio físico sería posible…

Ya no es solo una ayuda pública sino una economía que funcione. A mi nivel, yo ni me lo planteo. No he encontrado una ayuda púbica que me pueda apoyar, tampoco genero lo suficiente como para enfrentarlo solo. Si quisiera hacerlo, tendría que aliarme con otros emprendedores que tuvieran una capacidad similar a la mía para que haya un trato justo, y entre todos mantener un local. Que podría ser una buena idea utilizar locales grandes mantenidos por mucha gente y por muchos proyectos, que favorecería una circulación de clientela de proyecto a proyecto, que sería bastante beneficiosa para todos. Es muy complicado porque cada proyecto tiene su clientela, sus objetivos y la forma de trabajar de cada uno siempre genera roces en un espacio tan reducido, tanta gente trabajando con objetivos tan distintos y necesidades tan distintas.

¿Hacia dónde vas ahora con tu proyecto? ¿Qué perspectivas tienes?

Mi proyecto ya no se va a centrar tanto en el mundo hispanohablante. Quiero internacionalizarlo. Quiero centrarme en algunas actividades muy concretas como es el Camino el Camino de Santiago, independizar el voleibol como actividad estacional y convertirlo en asociación precisamente para poder acceder a un sitio donde se pueda entrenar durante todo el año, pero también quiero expandir un poco el proyecto y empezar a tener presencia en otras ciudades.

¿En Alemania, o fuera de Alemania?

Acabo de abrir Sports Events Berlin España, acabo de abrir el grupo de FB (a ver cómo encajo el problema de FB) y otros que se llama Sports Events Bayern a propósito del acuerdo al que he llegado con esta asociación que mencionaba antes, Conservation whitout borders. Y la idea es que se puedan hacer eventos deportivos, viajes deportivos y eventos de empresa en cualquier lugar de Europa, desvinculándonos del “solamente español”, utilizando como vehículo de comunicación el inglés, sin olvidar que yo nací en la comunidad española de Berlín, y que tengo un “compromiso” con ella. Realmente la que me ha ayudado a despegar ha sido la comunidad hispanohablante de aquí de Berlín. Entonces realmente no quiero dejar de ofrecer actividades para ellos, pero también tengo que pensar en la economía de Sports Events. Así que mantendré algunas actividades propias para no perder la identidad, que creo que es muy importante, pero voy a abrir el abanico a otros idiomas, empresas, caminos, para acoger a muchas más nacionalidades.

Que es la realidad europea, ¿no?

Al fin y al cabo vivimos en un mundo globalizado y quedarse, por así decirlo, regionalizado bajo una sola bandera creo que es limitar las posibilidades de crecimiento, es capar u poco el proyecto.

Vale, pues mucha suerte en tus proyecciones.

Gracias a vosotros.

Imagen publicitario de Sports Events Berlin

©de las fotos de eventos: Sports Events Berlin.

Revista Desbandada

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s