Urge denunciar la pérdida de derechos de los españoles tras el Brexit

El referéndum del Brexit en 2016 activó a los millones de ciudadanos europeos que hasta entonces no sentían ninguna urgencia por defender sus derechos, cómodos bajo el paraguas de la UE.

Desde este resultado, y a través de dos organizaciones de españoles, que fueron el CRE del Norte UK (Edimbrugo) y la Coalición de Españoles en Reino Unido, se comenzaron a programar reuniones mensuales con diferentes organizaciones para evaluar el progreso del Brexit e identificar problemas que venían de camino y posibles soluciones.

Entre estas organizaciones estaban la Oficina Precaria de Escocia, la Comisión de Acogida Norte, CERU/SRUK (científicos españoles en RU), la Consejería Política de la Embajada de Londres, las oficinas únicas del Brexit de los 3 consulados, Settled, Citizens Right Project, Marea Granate, y recientemente los dos nuevos CREs electos en Londres y Manchester.

El 1 de enero de 2021 entró en funcionamiento el nuevo sistema, y desde entonces ha habido una carrera por regularizar la situación de los emigrantes. Los 160.000 españoles registrados en los consulados en junio de 2021 se vieron convertidos en más de 360.000 en el programa del Settled Status (programa de asentado de la UE), más del doble de los que nuestro país piensa que estamos en Reino Unido, y más del doble de los ciudadanos para los que los consulados tienen recursos para ofrecer servicios.

El comunicado elaborado y distribuido en los medios, así como enviado a diputados, senadores y al defensor del pueblo, muestra una preocupación y una llamada de atención a nuestras instituciones para que no penalicen doblemente a los emigrantes en la UE con tratamientos muy diferentes a los que disfrutábamos dentro de la UE, y que estén atentos para defender nuestros derechos y los de los españoles que en el futuro vayan llegando.

David Casarejos, presidente del CRE del Norte del Reino Unido

Si ha habido un acontecimiento histórico en los últimos años que nos ha indicado el nuevo signo de los tiempos, el nuevo Zeitgeist, ese ha sido sin ningún genero de dudas el Brexit. Durante este proceso hemos podido entrever todos los males que aquejan en mayor o menor medida a nuestra sociedad y a nuestro mundo en estos días inciertos. Primero, un político de una mediocridad intelectual abrumadora, algo que lamentablemente nos es cada día menos desconocido, provoca un problema donde no había ninguno. Ese problema a su vez surge de una idea completamente equivocada de lo que es democracia, dado que una democracia sana nunca puede ser plebiscitaria y dejar la puerta abierta a cualquier tipo de demagogia. Cuestiones complejas, como lo son cada vez más nuestro mundo y nuestra sociedad, nunca pueden ser respondidas de forma binaria. Democracia es acuerdo, es compromiso, es buscar soluciones en conjunto, es respeto a las minorías, y todo eso, no tiene cabida en ridículos referendos binarios, como algunos pretenden argumentar también a orillas del Mediterráneo. A una campaña del referéndum completamente demagógica le siguieron otras campañas electorales igualmente demagógicas, hasta que por fin, un gran demagogo llegó al poder. Y los demagogos hablan y nunca hacen, nunca solucionan ningún problema, solo los crean. Y aquí se cierra el círculo, con un Reino Unido sumido en grandes dificultades que su Gobierno es incapaz de resolver y, que en lugar de ofrecer soluciones, solo ofrece lo que hoy en día parece ser el bálsamo de Fierabrás, propaganda y, por tanto, mentiras. Si todo esto solo afectase a los Brexiters; podríamos regocijarnos en lo que los alemanes denominan Schadenfreude. La cuestión es que no solo les afecta a ellos, sino que también a toda esa buena gente que voto en contra de ese disparate llamado Brexit, así como a muchos europeos que residen desde hace mucho tiempo en Reino Unido. Dentro de este último grupo se encuentran por supuesto nuestros compatriotas, que padecen las enormes disfuncionalidades del estado británico y la injusticia de esta situación y a las cuales la banda de facinerosos que ha secuestrado Gran Bretaña, obviamente, no pone solución alguna.

Por todas estas razones las españolas y los españoles agrupados en diferentes asociaciones en el Reino Unido solicitan ayuda urgente en este manifiesto ante la grave perdida de derechos que llevan desde hace ya cinco años sufriendo. Apoyémoslos, seamos solidarios, y seamos la vanguardia que combate los peligros que acechan a nuestras sociedades en uno de los primeros lugares donde estos salieron a la luz.

Luis Miguel Fernández López, profesor de Historia en Berlín.


A continuación presentamos en Desbandada, como parte de una serie sobre la situación de los españoles en el Reino Unido, un resumen del documento reivindicativo relativo a la pérdida de derechos de las española y españoles residentes en ese país. Desbandada quiere de esta forma dar visibilidad a la problemática de la extensa comunidad española en la mayor de las Islas Británicas, así como solidarizarse con la misma, al tiempo que hace un llamamiento al resto de las españolas y españoles de la diáspora para que los apoyen difundiendo este manifiesto.

En el enlace del título se puede acceder al texto completo del manifiesto.

Manifiesto conjunto sobre la pérdida de derechos tras el Brexit

Las asociaciones, organizaciones e individuos abajo firmantes deseamos poner en conocimiento de nuestras autoridades la situación ante la que nos enfrentamos en los próximos años tras consumarse la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El presente manifiesto surge en el contexto del grupo de trabajo “Post Brexit”, creado para la coordinación de iniciativas conjuntas en apoyo de la comunidad española en el Reino Unido, frente al nuevo sistema de inmigración por puntos y la pérdida masiva  de derechos civiles que el Brexit supone para todos los residentes europeos.

Aunque la fecha límite para solicitar la regularización en el país a través del EU Settlement Scheme (programa del Ministerio del Interior -Home Office- británico para el registro de los ciudadanos de la Unión Europea residentes en el país antes de su salida de la U.E.,  EUSS) haya concluido, muchos ciudadanos europeos  residentes en el Reino Unido, incluidos los ciudadanos españoles, siguen necesitando ayuda. A principios del 2021, el Ministerio del Interior británico publicó las directrices sobre solicitudes tardías al programa.

Ésta es una señal clara de que, al igual que los activistas, asesores y organizaciones que ofrecen apoyo y concienciación sobre este tema, el Gobierno británico también considera que todavía hay personas que no solicitaron su estatus migratorio a tiempo.

El Ministerio del Interior británico informó de que el número de ciudadanos españoles registrados en su programa obligatorio (EUSS) superaba los 350.000 en junio de 2021. No obstante, y a pesar de que este número pueda dar la sensación de que se ha llegado a muchos ciudadanos españoles, las organizaciones firmantes del presente manifiesto no interpretamos esa cifra como un éxito. El Gobierno británico subestimó el número de ciudadanos de la UE en el Reino Unido en 3 millones. Sin embargo, las últimas estadísticas apuntan a más de 6 millones de solicitudes. Ante tal escenario es difícil saber cuántas personas no han podido regularizar aún su situación.

Por otro lado, en el caso de la comunidad española, la cifra dista de lo registrado a través de los consulados (en torno a 180.000), y está muy lejos de las cifras utilizadas por Exteriores para asignar recursos consulares. A fecha de 30 de junio de 2021, 356.090 españoles habían enviado una solicitud para registrarse en el programa EUSS, según las últimas estadísticas trimestrales del Home Office: 174.310 ciudadanos con  estatus de pre-asentado (en inglés, pre-settled status) y 140.870 con estatus de asentado (en inglés, settled status), 5.230 anuladas, 2.980 no válidas, 6.530 rechazadas y 26.170 en espera de resolución. La española es la sexta nacionalidad en número de solicitudes.

A fecha de 1 de enero de 2021, de acuerdo a los datos del PERE (Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero) y a CERA (Censo Electoral de los Españoles Residentes en el Extranjero), unos 160.641 ciudadanos españoles se hallaban inscritos como residentes permanentes en el Reino Unido.

A continuación se enumeran los problemas a los que se enfrenta la población española en el Reino Unido:

1. No existe un documento físico que permita probar la residencia legal en el país, lo cual puede tener serias repercusiones para la realización de trámites, solicitudes, etc., y conllevará una posible discriminación de los ciudadanos de la UE (mercado laboral, acceso al sistema educativo, acceso a las prestaciones sociales y a la atención sanitaria). Ante la falta de evidencia física,  es necesario generar un código electrónico. Sin embargo, muchos residentes regularizados no saben cómo generar el código y otros no contarán con los resultados de sus solicitudes de EUSS antes del próximo 2022.

El Home Office ha enviado cartas confusas a miles de ciudadanos de la UE pidiéndoles que se regularizaran a través del EUSS, a pesar de que dichos ciudadanos ya tenían el estado de asentado o pre-asentado. El mismo Home Office estima que entre un 10-20% de los ciudadanos que deben solicitar la regularización de su estatus a través del EUSS se halla en una situación vulnerable. Esto quiere decir que entre 17.000 y 35.000 residentes españoles necesitarán ayuda en un futuro para solicitar el estatus de asentado.

2. Denegaciones de pre-settled (pre-asentado) y casos de reunificación familiar.

El Home Office ha retrasado solicitudes de personas con condenas o antecedentes penales. Se está produciendo una gran demora en la reunificación familiar, en lo que hay cierta confusión. La vida de muchas personas queda en suspenso debido a los retrasos y su incapacidad para viajar antes de obtener la decisión.

3. Impedimentos para el reconocimiento de la ciudadanía española a descendientes directos por errores de la ley de memoria histórica.

4. Homologaciones de títulos y acreditaciones.

Actualmente no hay procedimientos claros y garantizados para el reconocimiento de méritos académicos obtenidos en el Reino Unido, imprescindibles para la acreditación en Universidades españolas, y que compromete el acceso de estudiantes que hayan cursado sus estudios en el Reino Unido al sistema educativo español. El alumnado procedente del Reino Unido podrán seguir acogiéndose a los procedimientos de acceso a la Universidad española para los cursos 2021-2022, 2022-2023 y 2023-2024 en los mismos términos de quienes proceden de sistemas educativos de la Unión Europea, siempre que cumplan los requisitos académicos exigidos en sus sistemas educativos para acceder a sus Universidades.

5. Falta de programas claros que faciliten la movilidad de los estudiantes universitarios.

6. Impacto del sistema de inmigración por puntos y la visa “global talent” en los derechos de los académicos e investigadores así como en las rutas de promoción laboral.

7. Posible riesgo de explotación laboral para quienes se encuentren en el país de modo irregular, especialmente en empleos de baja cualificación, así como de despidos improcedentes sin protección alguna.

Hay personas que han llegado al Reino Unido  por primera vez entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2021, que no tienen derecho a entrar en el programa EUSS (deberían haber solicitado un visado bajo el nuevo sistema de puntos) y que han iniciado una actividad laboral, quedando en situación irregular. Esto es debido principalmente a la falta de información en España y la confusión de muchas compañías en el Reino Unido.

8. Problemas en las fronteras. Puesto que el EUSS está ligado a un pasaporte o DNI, esto puede generar situaciones de ansiedad si se renueva el pasaporte o DNI, y los nuevos documentos no llegan a tiempo. Además, muchos residentes europeos están preocupados y asustados ante el hecho de que puedan ser retenidos en el control de fronteras del Reino Unido  y posponen sus planes de viaje. 

9. Dificultad para la realización de trámites para la solicitud de prestaciones sociales.

Ante el impacto de los problemas planteados, solicitamos la implementación de la siguientes medidas:

Mantenimiento y dotación de los recursos adecuados a las Ventanillas Brexit de Embajada y consulados.

Agilización en los mecanismos de intercambio de información entre las autoridades españolas y británicas.

Estandarización de los procedimientos y trámites en los tres consulados.

Financiación de campañas informativas por parte de nuestras instituciones.

Campañas de información dirigidas a la comunidad española en el RU.

Flexibilización en los trámites que afectan el retorno de ciudadanos españoles.

Provisión de opciones digitales para la realización de procesos administrativos y trámites consulares.

Dotación de partidas de financiación para aquellas organizaciones que prestan apoyo a la comunidad española en el Reino Unido.

Desarrollo de estrategias para la mejora de la movilidad.

Aplicación de un tratamiento a los ciudadanos españoles en Reino Unido que se asemeje al que disfrutaban antes de la salida de la UE.


Las organizaciones e individuos particulares abajo firmantes, y que han participado en la redacción del presente manifiesto, deseamos hacer un llamamiento final a nuestras instituciones y organismos de representación, tanto en el Reino Unido como en España, para que apoyen de modo urgente las medidas que hemos descrito.

Muy especialmente, solicitamos a la embajada y a los tres consulados en el Reino Unido que se comprometan a continuar sufragando el servicio de ventanilla única, invirtiendo en los recursos humanos y la formación necesaria para continuar la provisión del servicio en los próximos cinco años. Los repentinos y continuos cambios introducidos por el Home Office desde que se puso en marcha el programa EUSS ponen de manifiesto la necesidad de contar con personal experto en nuestra Embajada y consulados, personal que esté familiarizado con el proceso de regularización de los ciudadanos europeos en el Reino Unido.

Finalmente, solicitamos que se agilicen los planes para la flexibilización de trámites y la agenda de movilidad España-Reino Unido, que permita a nuestros ciudadanos una mejor movilidad entre ambos países.

Reino Unido, a 18 de noviembre de 2021.

Firman (en orden alfabético)

Casa de España en Aberdeen.

Citizens Rights Project.

Coalición de Españoles en el Reino Unido.

Comisión de Acogida Norte.

Consejo de Residentes Españoles (CRE) en Edimburgo.

Consejo de Residentes Españoles (CRE) en Londres.

Consejo de Residentes Españoles (CRE) en Manchester.

Marea Granate Brighton, Portsmouth y Londres.

Marea Granate Manchester.

Oficina Precaria de Escocia.

Settled.

Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (SRUK/CERU).

(A título personal y en orden alfabético)

Consejero General por el Reino Unido en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior.

Expertas en inmigración del grupo de trabajo Post-Brexit: Yolanda Fuentes (EQU-ALL) y Marta Mendiondo (INCE).

Investigadora en fenómenos migratorios del grupo de trabajo Post-Brexit:  Pilar Serrano Gallardo.

Revista Desbandada

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s