Los alquileres suben, Trump no cede, la religión se entromete: ¿algo nuevo en abril?

Una vez más, les ofrecemos un humilde resumen de los acontecimientos más significativos en tierras germanas durante el pasado mes. Nos centramos en lo político, en lo social, nos reímos por no llorar. ¡Disfruten informándose!


1- El Prozess de Puigdemont

Mientras la justicia alemana decide si extraditarlo o no, Puigdemont se ha asentado en Marzahn (es broma: está en Charlottenburg) para seguir adelante con su procés. Tiene por delante la contradictoria tarea de internacionalizar el conflicto catalán mientras intenta no salir demasiado en la prensa alemana para no irritar a los jueces. A su apretada agenda hay que sumarle el Anmeldung, la Krankenkasse y el MyFest, ¡mucho ánimo!

2- Trump, making Angela angry again

Mal rollo entre las superpotencias desde que el gobierno de Trump decidió imponer nuevos aranceles al acero y al aluminio alemanes (25 y 10% respectivamente). La Unión Europea ha amenazado con hacer lo mismo con el whisky estadounidense o con los pantalones vaqueros. En esta lucha por ver quién vende más coches a quién, Merkel se ha pasado por la Casa Blanca para no conseguir nada (excepto náuseas, imagino).

Angela y Donald en 2017

3- Baviera: una, santa, católica y apostólica

En un arranque de modernidad y tolerancia, el presidente de Baviera, Markus Söder, ha decidido que en todos los edificios oficiales de ese Land colgará un crucifijo. Él mismo ha colgado uno, mientras negaba que fuera algo religioso, sino tan sólo un símbolo de “la identidad y el carácter cultural” de la región. ¡Nada contra los refugiados ni extranjeros en general! Yo desde luego, me siento como en casa. De mi abuela.

Votantes de la CSU felices después de misa.

4- Mejor álbum del año para unos antisemitas

“Menos carne en las costillas que un prisionero de Auschwitz” o “te vamos a masacrar con un camión como si estuvieras en un mercadillo de Navidad” son las perlas que han soltado los raperos Kollegah y Farid Bang. A pesar de ello, se han llevado un premio Echo de la música. Como recuerda el diario taz, el problema no son estos fanáticos sedientos de atención, ni siquiera los responsables de los vergonzosos premios, sino las más de 200.000 personas que han comprado su álbum y 30 millones que han hecho click en sus canciones en las redes. ¿Las consecuencias? La legitimación de ataques contra judíos que a su vez han provocado protestas.

5- El SPD elige por primera vez en su historia a una mujer para liderar el partido.

Se llama Andrea Nahles. ¿Cuánto habéis tardado, SPD, un siglo más o menos? Herzlichen Glückwunsch, campeones de la igualdad.

6- Berlín, ciudad del mundo donde el precio de la vivienda crece más rápido

Somos pobres pero sexies, nada que no supiéramos. Los datos publicados en abril dicen que ahora vivir aquí nos cuesta un 20,5% más que hace un año. Durante estos doce meses, se han mudado a Berlín 50.000 personas más (50% artistas y 50% DJs). Los inversores extranjeros están haciendo su agosto, mientras los vecinos de toda la vida buscan Pfand u otro minijob. ¡Siempre nos quedará Polonia!

redacciondesbandada