Amar, follar, hablar

Es imposible definir nada y el amor no va a ser la excepción.

Los innumerables intentos de hacerlo llegan a conclusiones tan opuestas que acaban tocándose. Y es que no hay mucha diferencia entre la banalización a la que lo someten los que creen verlo en todas partes, y su negación.

Lacán decía que “amar es dar lo que no se tiene a alguien que no lo quiere”.

Sea como fuere, amar es en el fondo la única motivación del ser humano. Todo, absolutamente todo lo demás, puede reducirse a ello.

Que esto sigue siendo así, a pesar de las apariencias, lo confirma un estudio según el cual en Alemania hay más de nueve millones de consumidores de apps de contacto (200 millones de euros al año).

Y es que el mercado nos ha puesto el amor al alcance del pulgar.

Pero, como siempre, las estadisticas engañan, y pesar de todas las facilidades, Alemania se está convirtiendo en un país de singles: más de 18 millones de personas, y con tendencia inflacionaria. Hace doce años había dos millones menos. Y Berlín no es la excepción.

Esta aparente contradicción se explica en parte por el hecho de que, para hacerlo consumible, el mercado tiene que despojar al amor de complejidades y dolores innecesarios, y reducirlo a su aspecto más inocuo, estético y comercializable: el sexo.

Respiramos aliviados, pues si bien ya no amamos románticamente (por suerte, dicen algunas) al menos amamos más, y democráticamente.

Pues tampoco.

Según un estudio de la Universidad de Dresde, solo un 67 por ciento de la población es activa sexualmente (lo cual ya me parece exagerado), frente a un 74 por ciento en 2005. Cabe la duda de si nos habremos vuelto más sinceros. Además, en contra de lo esperable, son los más jóvenes los que menos lo practican; un 30 por ciento de los jóvenes entre 18 y 30 años no tiene sexo en absoluto.

O sea, que ni amamos, ni follamos… Pero al menos hablamos.

Cuanto más se va alejando el sexo de nuestro lecho más se acerca a nuestra boca.

Ya lo decía el gran filósofo del lenguaje: de lo que no se puede practicar, tendremos que hablar.

Georgia_Amar_follar_hablar_Texto

Imágenes de Roberto Calvo

Georgia Ribes

Psicologa clínica y autora. Berlin- Neukölln. www.psychologischepraxisneukoelln.de

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s