QualityLand

En un futuro no muy lejano y que se promociona como el mejor de los mundos posibles, en un mundo optimizado por algoritmos, inesperadamente un día un hombre, Peter Arbeitsloser (Peter Desocupado), inicia una cruzada contra el sistema. QualityLand (2017), una novela del autor alemán Marc-Uwe Kling. Ya traducida al español. Una hilarante distopía hipercapitalista.

“Bienvenidos a QualityLand. En el futuro todo funciona en forma redonda: el trabajo, el tiempo libre y las relaciones han sido optimizados por algoritmos. QualityPartner sabe quién es la persona que mejor va contigo. El auto autoconducido sabe adónde te diriges. Y quien se ha registrado en The Shop recibe automáticamente todos los productos que consciente o inconscientemente desea sin necesidad de hacer ningún pedido. Super práctico. Nadie se encuentra ya obligado a tomar decisiones difíciles, pues en QualityLand la respuesta a todas las preguntas es: OK. Pese a todo Peter, el encargado de una prensa compactadora de máquinas, tiene cada vez más la sensación de que hay algo en su vida que no está bien. Si el sistema es tan perfecto como se afirma: ¿por qué entonces hay drones que tienen miedo de volar, o robots de guerra que sufren de estrés postraumático? ¿Por qué las máquinas se vuelven cada vez más humanas y los seres humanos cada vez más autómatas?”

Tras la tercera gravísima crisis económica en una década y ante el pánico de los mercados, el gobierno convocó a los asesores de la BBC (Big Business Consulting) y estos decidieron que el país necesitaba un nuevo nombre. El antiguo ya estaba gastado y, según las estadísticas, solo movía a los viejos nacionalistas de siempre, de bajo poder adquisitivo. De paso con el cambio de nombre se liberaban de algunas molestas obligaciones históricas… Los creativos de la agencia de publicidad WWW –que no es la World Wide Web, sino en alemán la WeltWeiteWerbung, en inglés la World Wide Advertising– lo hallaron: QualityLand. El país de los superlativos. Con una nueva imagen, nuevos héroes, una nueva cultura.

Y también sus pobladores recibieron nuevos nombres. Un país lleno de Müllers, Schneider o Wagner no constituía, sin duda, el sueño de los inversores high-tech. De ahora en más los varones llevarían como apellido la profesión del padre en el momento de la concepción; las niñas, la de la madre. QualityLand, con su capital QualityCity, la capital del mundo libre, es el espacio en el que habitan desde entonces Walter Personal de Limpieza, Melissa Trabajadora Sexual; Henryk Ingeniero, el dueño de The Shop, la poderosa plataforma de venta online que lo ha convertido en el hombre más rico del mundo; y el protagonista de la novela, Peter Desocupado.

En QualityLand la digitalización ha llevado a la convivencia de los humanos y la inteligencia artificial de los más variados y avanzados autómatas. Al punto de que en la actual campaña presidencial –trama secundaria de la novela– uno de estos se presenta como candidato. El mundo de QualityLand es un mundo de asistentes virtuales que lo deciden todo por uno. También un mundo de humanos a los que siempre se les asigna una categoría dentro de una jerarquía de niveles, categoría que constantemente se vuelve a recalcular según las acciones del sujeto –o la popularidad de la que goza­. Un mundo online de consumo, estrategias de venta e información omnipresentes y personalizadas. Hechas a medida del perfil de cada uno en el sistema.  En este punto: Cualquier similitud con la realidad…

Y… el sistema no comete errores… Pero un día, un dron de The Shop, que como siempre se anticipa a los deseos de los usuarios, le entrega a Peter Desocupado un paquete: con un vibrador rosa en forma de delfín. Y Peter, que en una mala racha ha bajado de nivel hasta caer en el de los literalmente “inservibles”, se rebela. No es lo que deseaba, no es lo quiere y lo devolverá. Su reclamo se convertirá en una cruzada contra Henryk Ingeniero, el dueño de The Shop. Una cruzada en la que lo acompañarán un grupo de máquinas, androides y autómatas defectuosos que Peter ha rescatado del destino de ser convertidos en chatarra al que estaban condenados –porque en QualityLand para fomentar el consumo están prohibidas las reparaciones–, y también Kiki, una enigmática y atractiva figura femenina de la resistencia clandestina.

Portada de QualityLand 1.1, novela gráfica, de Marc-Uwe Kling con ilustraciones de Zachary Tallent, Voland & Quist

Con gran ingenio y frondosa imaginación, con mucho humor da forma Marc-Uwe Kling a esta distopía, que en realidad no es más que una sátira de nuestra sociedad actual. Y en la que Internet es la red –en la que estamos atrapados.

Es innegable que detrás de QualityLand se encuentra el modelo económico y social alemán actual: con la crisis del concepto del trabajo y la necesidad de su redefinición, incluyendo la idea del llamado ingreso ciudadano o renta básica incondicional (Grundeinkommen); los miedos y desafíos que plantea la digitalización; la crisis de representatividad de los partidos políticos, el poder del capital, los ciudadanos de primera y segunda clase y la creciente cantidad de personas que van quedando afuera del sistema, cayendo en la marginalidad aún en uno de los países más ricos. Todo ello mientras avanza una ultraderecha nacionalista, xenófoba. En la QualityLand de Marc-Uwe Kling rige además el German Code, como se lo denomina en la novela, el código que impide cuestionar toda orden recibida. No obstante ello la novela tiene una proyección universal. Y “el problema de Peter”, como se lo denomina, vale sin duda para todo habitante de nuestro mundo, en este caso sí, sin fronteras, de algoritmos e Internet.

Fiel a los medios sociales que son su esencia en la novela no podía faltar un administrador. Y así pues, las páginas blancas con los capítulos de la novela –luego veremos que escrita por la androide Kalliope 7.3, uno de los personajes­– se irán alternando con páginas negras con artículos redactados por la ex novia de Peter, Sandra Admin., artículos sensacionalistas –en realidad plagados de publicidad– seguidos de los comentarios de sus lectores. Y también habrá páginas de una guía sobre QualityLand donde se irán explicando los diferentes conceptos de relevancia en este mundo,  y delirantes textos publicitarios.

Fiel a las estrategias de marketing que son su esencia la novela se ofrece a sí misma, por otra parte, como un objeto “personalizado”: el lector del original en alemán puede elegir entre dos versiones comprando uno u otro libro: la versión oscura –para los pesimistas–y la clara –para los optimistas–. Y también se ofrece como una experiencia multimedia que amplia la experiencia más allá del mero objeto-libro. Al final de la versión oscura, por ejemplo, los lectores hallarán un código QR que al escanearlo dirige a una página web donde se pueden leer los textos intercalados que difieren en la versión clara, pero donde también se encuentran otros materiales: videos de conferencias de prensa del autor ante periodistas-máquinas que van desde una cafetera a un robot aspiradora; videos donde el autor lee fragmentos de la obra; citas de críticas reales sobre la novela; avisos de empresas que aparecen en esta y donde al cliquear se agradece lo que sería el equivalente al “like” de facebook. Proyecto en desarrollo, QualityLand juega con el formato de la novela tradicional y lo abre. Es un update, se señala, de la versión 1.6, optimizada, entre otras cosas, “para gente con presbicia”.

“¿Estás hartx de tu vida? ¡Simplemente suscríbete a otra!”, nos propone QualityLand, una novela muy divertida, entretenida, que se lee de corrido, y en la que Marc-Uwe Kling ha logrado captar y expresar las promesas y la desazón de un mundo digitalizado. Con una sátira futurista con sabor a presente que nos deja pensando.


Marc-Uwe Kling, Qualityland (novela), Ullstein Verlag, Berlin, Alemania, 2017. 

Marc-Uwe Kling (traducción al español de Carles Andreu Saburit), QualityLand (novela), Tusquets Editores, España, 2020.

Marc-Uwe Kling & Zacchary Tallent, QualityLand 1.1 (novela gráfica), Voland & Quist, Alemania, 2020.

© Sven Hagolani

Marc-Uwe Kling (1982) es un escritor, cantautor y cabaretista alemán. Según sus propias palabras su modelo consiste en escribir libros que contienen una durísima crítica al capitalismo y se venden increíblemente bien. En dos oportunidades campeón alemán de poetry slam, ha recibido también numerosos premios por sus shows de stand up. Se inició en la novela en 2009 con su humorística y exitosa trilogía del canguro conformada por los títulos Die Känguruh-Chroniken (Crónicas del canguro), también llevada al cine; Das Känguruh-Manifest (El manifiesto del canguro) y Die Känguruh-Offenbarung (La revelación del canguro). A ellos se sumó una especie de “bis” de la trilogía: Die Känguruh-Apokryphen (Los apócrifos del canguro). Marc-Uwe Kling también es coautor, junto con la ilustradora Astrid Henn, del libro infantil Der Tag, an dem die Oma das Internet kapputt gemacht hat (El día en el que la abuela destruyó Internet). Toca con su banda de punk-rock Die Gesellschaft (La sociedad) y vive en Berlín.

Foto cubierta novela gráfica: ©Voland & Quist/ Foto de portada y restantes: © Ullstein Buchverlag

claudia baricco

(isa.kar.wai) - Un cine real o virtual es el living de mi casa. Los libros son mi otro hemisferio. En un mundo donde todo es político. Latitud: B y B – Buenos Aires-Berlín, dos ciudades de contrastes.

5 comentarios sobre “QualityLand

  1. cómo me contacto con quien escribió la reseña de la obra o con el autor?
    Es para una propuesta de una revista impresa que se publicará proximamente y cuyo tema es precisamente el peligro de la tecnología pra la vida

    Me gusta

  2. Pingback: Dia del libro 2022

Responder a Poeta Exiliado Cancelar la respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s